Sinodal de Aguilafuente

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Presentación del Sr. Obispo

E-mail Imprimir PDF

Presentación de la obra teatral: El Sínodo de Aguilafuente.

Queridos espectadores:

Bienvenidos a esta representación de una hipotética sesión del Sínodo diocesano celebrado por el obispo Juan Arias Dávila en 1472.

El Sínodo diocesano es una asamblea de sacerdotes y otros fieles de una diócesis, que prestan su ayuda al Obispo para el bien de la comunidad diocesana. Se vienen celebrando en la Iglesia prácticamente desde el siglo II primero con carácter regional y a partir del siglo IV de forma local en numerosas diócesis.

EL obispo Arias Dávila además de éste celebrado en Aguilafuente convocó dos más en 1478 y 1483. Todos ellos tienen la finalidad de impulsar la reforma de la Iglesia a lo que ya instaba el Concilio IV de Letrán en 1215. Por tanto, se trasladarán ustedes al siglo XV una época muy diferente de la actual, en usos y costumbres, en maneras de actuar y pensar. Se trasladan a un episodio de la vida de la Iglesia que con sus errores y virtudes, con sus capacidades y limitaciones siempre ha intentado aportar a los hombres de cada tiempo, cuanto de digno y aceptable llevan en su interior.

El desarrollo de las sesiones conciliares comenzaba con la presentación por parte del obispo de las proposiciones quien posteriormente escuchaba tanto las observaciones como las peticiones de los procuradores. Una vez que se daban por suficientemente discutidos los diversos temas tratados, se leían las constituciones. Son precisamente estos documentos los que se han conservado y llegado a nosotros en lo que conocemos como sinodal de Aguilafuente. No las proposiciones, observaciones o discusiones sino el resultado de las mismas.

Por eso mismo, lo que ustedes van a contemplar es una recreación de una de las sesiones que el autor ha ideado para generar un guión, recogiendo con fidelidad algunos los temas fundamentales del sínodo y sus conclusiones pero otorgándose la libertad de inventar una trama en lo que respecta al proceso que conducía al texto final de las constituciones.

Sirva esta pieza teatral como reconocimiento y agradecimiento al obispo Juan Arias Dávila que introdujo en nuestras tierras castellanas la “modernidad” de la escritura impresa, «inicio de un nuevo camino para compartir sueños y fantasías, conocer la historia, adentrarnos en la reflexión o llegar a ser partícipes del corazón de otros, incluso del absoluto amor que atesora el propio corazón de Dios» (A. Meléndez).

Esperemos disfruten de esta representación que con tanto cariño y dedicación cada año los vecinos de esta villa de Aguilafuente interpretan para ustedes.

Muchas gracias.